Los resultados de la segunda edición del concurso fueron un incentivo para continuar y mejorar el proyecto de la Universidad de Oviedo. El nuevo equipo, llamado MS3 Uniovi, se formó con un proceso selectivo en el que participaron más de 80 estudiantes y heredó la estructura y organización del equipo anterior.

En esta tercera edición se incorporaron instituciones públicas como Gijón Impulsa, como patrocinadores del equipo y se mantuvieron colaboraciones con empresas especialistas que ya conocían el proyecto de la edición anterior.
El concurso siguió ampliando su repercusión a nivel internacional, incorporando equipos sudamericanos a los equipos de cada vez más países europeos. En la fase final participaron 29 equipos.

El equipo de la Universidad de Oviedo siguió planteando un proyecto que resultó muy bien valorado en sus distintos aspectos y haciendo hincapie en las innovaciones tecnológicas presentando un bastidor tubular en fibra con uniones de aluminio.

Dicho proyecto consiguió una posición top 10 muy meritoria dado que el número y calidad de los equipos competidores había aumentado.

Ver las noticias creadas durante esta edición en esta web.